jueves, 2 de octubre de 2014

NOCTURNO DE UN BARRIO DEL SUR



Allí se oculta el puñal
                                                                                  Allá la miseria
              Aquí la noche se enturbia bajo las estrellas.

            ¿Lloverá mañana? Se preguntan
Ávidos mosquitos de candelas.

El aire está caliente y bajo
Y desde el río
Un vaho de sudores envuelve
              Las oscuras calles.

Hay hedor a orín y a muerte
Y a pobreza agazapada en los zaguanes.

Hay espectros sucios deambulando
Que se paran a fumar en las esquinas:
Turbios delirios de las sombras                                          
Escamoteados con angustia
                                            A cada piteada breve.

El motor de un auto acelera
En la filigrana de las calles lejanas
Y el pito del tren, desesperado
Busca inútilmente el horizonte.
                                            
Enmudecen las fábricas cerradas
Cobijando telarañas y linyeras

Y de pronto una sirena urgente
                                                   Ulula raudamente en la avenida.


Mientras aquí el puñal se oculta
Y la muerte abraza a la miseria

 ...la noche se enturbia lentamente:
¡Quiera Dios que llueva!