miércoles, 7 de agosto de 2013

SOBRE MI OSTRACISMO

Amigos, les escribo para pedirles disculpas por mi prolongado silencio; este año ha sido para mí muy intenso, con mucho trabajo y actividades literarias y culturales, de esas que exigen estar de cuerpo presente, como así también, escribir artículos de colaboración en revistas. Jamás pensé que todo eso me iba a absorber tanto.
Por otra parte, firmé contrato por cinco años con dos editoriales y cada una de ellas me exige exclusividad, de modo que los relatos que hasta aquí había escrito, están comprometidos y no puedo compartirlos. Mis poemas, un libro completo, fueron enviados a un concurso, que también exige exclusividad, por lo que mi material escasea y sólo dispongo para compartir fragmentos escritos recientemente, y por lo tanto, plagados de errores, ya que aún no los he madurado lo suficiente y, por lo mismo, no los quería compartir. Además, estoy escribiendo una novela de largo aliento, por lo que tampoco dispongo de nuevo material que se adecué al formato de un blog o de una red, sea de escritores o simplemente social.
Sin embargo, pienso que, por respeto a ustedes, no puedo seguir sumido en el ostracismo, de tal forma que, en contra de lo que acostumbro, voy a darles a conocer algunos avances de la novela que estoy escribiendo ("Los amantes de Adriana"). Espero que les guste y no les resulte de mal gusto la falta de prolijidad, porque, insisto en ello, han sido escritos hace muy poco, no han sido madurados lo suficiente y prácticamente están en bruto, como fueron saliendo, sin elaboración ni mayor corrección (quizá una coma, o un punto, nada más). La novela tiene mucho de experimental, cosa que resulta clara en el uso de los narradores, pues son muchas voces, con sus propias características, ninguna de las cuales se corresponda con un personaje, y eso también podría desconcertar un poco.
Espero sus opiniones y sobre todo SUS CRÍTICAS, porque son las de mayor utilidad.
Les agradezco desde ya su comprensión.


René de la Barra Saralegui