viernes, 12 de octubre de 2012

LA SEXUALIDAD DE LAS VOCALES

       “La letra I es fálica” – pensaba un escritor/psicoanalista, obsesionado por la sexualidad de las vocales. “Se alza como un obelisco, e incluso cuando es minúscula, se las arregla usando un bonete. La U, en cambio, es toda cavidad, y la O, toda redondez. La A puede llamar a confusiones, porque se yergue desafiando al renglón superior… Pero no hay que dejarse engañar por su postura: en realidad es una fémina con falda. El problema verdadero – seguía razonando – lo constituye la E. Sus tres puntas desconciertan; no existe quimera con tres falos.”
      Por cuestiones como éstas, ya no escribía nada.

©René de la Barra Saralegui